El Dortmund y cómo puede hacerle daño al Manchester City

En el partido de ida, el Borussia Dortmund perdió 2-1 en su visita a Manchester por la ida de los octavos de final. Pudo hacer daño el equipo alemán, pero se quedó corto antes un Manchester City que quizás no mostró su mejor cara. ¿Qué le faltó al Dortmund?

El equipo de Edin Terzic apostó a esperar con tranquilidad al equipo rival, sabiendo que este iba a presionar las salidas o presionar alto, como suelen hacerlo. También conoce y sabe de las cualidades de su equipo, donde desde la cantera apuestan a la salida rápida y armada cuando dicha presión parece ahogar al equipo. Pero una de las cosas en las que falló el equipo alemán fue en capitalizar dichos pasajes del partido.

El jugador encuentra el pase entre líneas y lanza el balón justo a donde estaba su compañero sin marca alguna, justo detrás de la línea del medio campo del City.

Dahoud avanza y abre el juego hacia Marco Reus, quien recibe cerca de Halland, pero en una de las cosas en las que se falló en esta jugada, fue que tanto Bellingham como Knauff, se tardaron en seguir la jugada. Uno de los puntos más importantes para vencer a este City, es la rapidez en ataque cuando el equipo está adelantado.

Ambos extremos, o jugadores que iban por la banda, debieron estar más adelantados siguiendo la jugada, para más volumen en ofensiva, también para abrirle espacios a Haaland y Reus, o para que ellos mismos encontraran los huecos en una línea defensiva que estaba retrocediendo y sin tanto apoyo de sus compañeros.

Una vez más Dahoud movedizo en la mitad de la cancha, lanza el pase entre líneas y al espacio para que Haaland aproveche su velocidad y fortaleza para rematar y crear así una jugada de peligro. Dicha jugada no terminó en gol, pero una gran ocasión creada en un contraataque y en ese juego rápido que siempre debió aplicar.

En cuanto a defensa, el equipo alemán dejó espacios a las espaldas de los laterales, y el Manchester City logró capitalizar esas oportunidades.

En la jugada del primer gol, hasta dos jugadores llegaron libres por la banda contra un solo defensor. Uno de ellos termina dando la asistencia para el primer gol.

De Bruyne es quien abre la cancha en la imagen previa, y termina metiéndose al área, justo en el punto penal, para poder definir en solitario con hasta cinco jugadores rodeándolo pero que no reaccionaron efectivamente ni con rapidez para tapar al mediocampista del City. Gran fallo de las líneas del Dortmund.

Nuevamente dos jugadores a las espaldas de un defensor, con terreno libre y superioridad en la banda para meterse en el área y generar peligro. Y el fallo no fue solo ese, sino que, además, Foden (uno de los que estaba en solitario), termina también en el punto penal sin ningún tipo de marca para rematar libre al arco. Para suerte de los alemanes, no definió de la mejor manera.

En la jugada del segundo gol, al final del partido, hay dos errores puntuales: una vez más dos jugadores contra un defensor, entrando libres al área. Y también, una vez más, Foden recibe solo y las marcas de los defensores tardan un segundo en llegar, provocando que el delantero remate libre y cómodo para el segundo gol. Pero el principal error fue el dejar en libertad y con tiempo para pensar a un Kevin De Bruyne en su mejor momento que, una vez que vio la superioridad de los atacantes sobre la defensa, lanza un pase preciso para generar peligro.

El Borussia Dortmund pudo hacer más daño en este partido, el cual no fue el mejor del Manchester City. Los alemanes no aprovecharon las jugadas puntuales de contraataque donde podrían desplegar su velocidad en ataque. La reacción de los extremos acompañando las jugadas una vez rota la línea de la media cancha, quedó debiendo.

Terzic debe encontrar una manera, bien sea con el ingreso de jugadores como Thorgan Hazard o Julian Brandt que acompañen siempre a Haaland o Reus en el frente de ataque, porque los espacios van a llegar, especialmente cuando el City presione arriba. Una vez rota la línea del mediocampo, los extremos o demás atacantes tienen que acompañar la jugada con rapidez y explosividad para encontrar los huecos de la defensa inglesa.

En la línea defensiva, el hecho de que el equipo de Pep Guardiola tenga tanta rotación en ofensiva, sin saber quién terminará ingresando como 9 de área, provoca desorden y desatenciones en las marcas. El Dortmund debe cuidar bien sus espaldas y las bandas. Los extremos, a la espera de un contraataque, no lograban descender del todo junto con las demás líneas.

Otra de las cosas que mejorar en el Dortmund es que todas líneas, tanto en defensa como en ataque, deben estar más unidas en los repliegues defensivos o en los contraataques.

Son cosas puntuales que terminan siendo determinantes, sobre todo en este tipo de partidos cuando hay un rival fuerte y en buen nivel. La serie está abierta y el Borussia Dortmund debe ser preciso y rápido para poder hacerle más daño a este Manchester City y lograr la sorpresa.

Suscríbete

Suscríbete y recibe nuestro contenido antes que nadie 

Copyright © F5 Fútbol 2019. Todos los derechos reservados.