¿Qué debe hacer el Bayern de Munich para remontarle al PSG?

La presión alta es lo más común en el Bayern Munich de Hans-Dieter Flick, pero principalmente esa fue la razón por la cual el PSG de Pochettino logró hacer tanto daño en la defensa rival y llevarse un resultado favorable de visitante. Pero hay algo que puede mejorar el equipo alemán y es el no abusar de esa presión alta.

En esa presión alta, Lucas Hernández sale de la línea defensiva para tratar de marcar a Neymar, pero el brasileño consigue un pase que abre la jugada.

Con el pase abierto, Alaba deja también la línea de los centrales para intentar presionar a Angel Di María, quien recibe solo en la banda. El argentino detecta el espacio que hay en la defensa del equipo alemán y lanza el pase a dicho espacio, aprovechando la velocidad de jugadores como Neymar y el mismo Mbappé. Muy mal ubicada y organizada la defensa del conjunto de Dieter Flick.

Una vez que Neymar pasó, toda la defensa  (exceptuando a Lucas Hernández, quien nunca bajó), persiguió al jugador brasileño, quien aprovechó para arrastrar todas las marcas y dejar en libertad a Mbappé. Más allá de la rapidez y el despliegue en ofensiva, la desatención en defensa por parte del Bayern abrió esta oportunidad para los franceses.

En el segundo gol, la defensa alemana despeja un balón al área e inmediatamente todos los jugadores cambian el switch defensivo para irse al campo contrario. Muy relajados en defensa sin tomar en cuenta que un Neymar (muy colaborativo, descendiendo en todos los sectores de la cancha para darle salida a su equipo) recupera el balón en solitario y con comodidad bien sea para centrar, mantener la posesión o atacar con el balón.

Toda la defensa  sale y no piensa en retroceder. Solo Alaba intentó seguir el balón que lanzó Neymar para asistir a Marquinhos. Defensa tibia y desordenada, pensando solo en atacar. El Bayern parecía un equipo que solo defendía con los dos centrales.

Alphonso Davies entró por una lesión de Goretzka y podía aportar más rapidez en los retrocesos con su velocidad, tomando en cuenta que Neymar y Mbappé le hacían mucho daño a Alaba y Sule 8Boateng entró por este último, pero tampoco tenía mucha velocidad). La explosividad y rapidez en los despliegues de los parisinos fueron el determinante en este partido, con una defensa alemana que tenía su última línea muy alta y desorganizada.

Tres jugadores que pudiesen estar en defensa, terminan al borde al área rival. Solo Boateng y Lucas Hernández quedan marcando a Neymar y Mbappé. Un contraataque ahí podía ser letal para la defensa por la rapidez de los jugadores del PSG. La necesidad de atacar con todos abre estos espacios.

Boateng intenta taparle los espacios a Neymar. Pavard cierra al medio tapando la salida de Draxler, pero todo sin una presión consistente, dejando que el rival pueda tener los espacios para pensar y crear. Draxler abre la jugada a Di María, y nuevamente la defensa queda mal posicionada.

Di María recibe en total libertad en la mitad de la cancha, mientras que solo Boateng y Lucas Hernández son los que quedan defendiendo a Neymar y Mbappé. Boateng unos metros atentos intentó adelantar al jugador brasileño, pero sin éxito, y eso provocó que en un sprint el ex Barcelona consiguiera total libertad en ataque.

Por otro lado, Mbappé no es seguido de cerca por Lucas Hernández, quien solo parece querer cortar el pase, dejándole muchos espacios para que despliegue como el jugador francés podría esperar. Una vez más, el querer adelantarse a las jugadas, intentando cortarle el pase y no marcarlo de cerca pero esperando a su corrida, provocó todo el daño en el Bayern.

¿Por qué salir tan arriba sabiendo que hay poco volumen defensivo y ambos centrales no son lo suficientemente rápidos como para detener a la ofensiva francesa? El hecho de querer recuperar siempre en la mitad de la cancha para crear su juego, hizo que el PSG aprovechara cada oportunidad de estas.

El Bayern Munich necesitará para el partido de vuelta desplegar toda una ofensiva, con las ausencias de jugadores determinantes como Gnabry y Lewandowski. Sin embargo, El Bayern pudo desplegar su mejor juego defensivo, con mucho volumen y llegando al área con facilidad. El xGolas (expectativa de gol) lo tuvieron en 4.14, lo que significa que las oportunidades las tuvieron.

Este equipo alemán puede crear suficiente daño en ofensiva, pero con la mentalidad de ir siempre al ataque provoca que la defensa quiera adelantar las líneas (principalmente los centrales) y atacar al rival cuando tiene el balón. Pero el conjunto parisino aprovecha las velocidades que tiene en ataque, y con un regate pueden dejar atrás a sus marcadores.

Una de las cosas principales que debe intentar la defensa del Bayern, es retroceder en bloque y con rapidez, y no dejar que los jugadores con velocidad, bien sea interrumpiendo los pases desde la creación de la jugada, o hasta con faltas tácticas que permitan reordenar a la defensa.

Los centrales no deberían buscar anticipar cada jugada dejando la zona de defensa, especialmente en jugadores como Boateng, Sule y Alaba. La velocidad y agilidad de Mbappé, Neymar, Di María y Draxler pueden superar con facilidad dicha presión. Evitar a toda costa las desatenciones defensivas, como el mal retroceso o irse varios con un mismo jugador, es otro de los puntos importantes.

La serie está abierta, aunque sea algo complicado el resultado. Pero con la ofensiva del Bayern de Munich y la defensa también tibia del Paris Saint-Germain, las oportunidades están abiertas. Pero el equipo alemán debe intentar sí o sí marcar de cerca a los jugadores rápidos, pero sin anticipar dichas jugadas, además de defender igual de unidos que lo hacen cuando se despliegan en ataque.