¿Cómo juega el Lille, nuevo campeón de Francia?

Tras 10 años de sequía, el  Lille está a punto de coronarse campeón de la Ligue 1 de Francia, con una solidez defensiva que solo ha permitido 23 goles en contra. ¿Cómo juega este equipo para estar en esta posición?

El parado defensivo en campo propio suele ser 4-4-2, con los extremos retrasándose lo suficiente para apoyar a los laterales en las marcas. Además de eso, ambos delanteros se repliegan muy bien en defensa para evitar el juego del rival, especialmente en el centro de la cancha.

El de Christophe Galtier se muestra muy sólido, con bloques muy unidos en defensa y en ataque, y con la característica principal de acumular muchos jugadores por el centro de la cancha para cortar las líneas de pase y frenar la verticalidad en el contrario.

En esta secuencia se observa el trabajo de los delanteros bajando para poyar en defensa y generar más volumen en ese sector de la cancha.

Los extremos siempre cercanos a los laterales para ayudar en defensa. Muestra la capacidad que tienen los bloques para unirse al defender y aportar en campo propio.

De igual manera, una de las pocas cosas que acostumbra hacer el Lille es presionar alto, pero cuando lo hace es porque detecta las falencias del rival y saben que la presión alta puede ser efectividad, teniendo también las marcas siempre bien referenciadas y haciendo de muy buena manera los relevos.

Una vez en campo rival, los extremos salen de la línea del medio campo y se ubican por detrás de los delanteros y el esquema queda dibujado como un 4-2-2-2, nuevamente obligando al equipo contrario a jugar horizontalmente. Buscan evitar siempre el juego progresivo por el centro de la cancha.

Se aprecia la solidez de los bloques y cómo el equipo de Galtier se adapta a todas las situaciones del partido sin ningún problema, y los números también lo muestran.

El Lille posee un total de 20 porterías en lo que va de temporada en la Ligue 1, la mayor cantidad del fútbol francés. Además de eso, promedian un total de 0.6 goles por partido. Por otro lado, realizan un total de 17.1 entradas por partido y 11.1 intercepciones por cada 90 minutos disputados, misma cantidad que el Olympique de Marsella, pero con más efectividad a la hora de evitar los goles.

Los de Galtier también promedian un 49.7% de los duelos totales ganados por partido, el promedio más bajo de los primeros cinco puestos de la Ligue 1. Sin embargo, evitar la creación de jugadas claras para el rival es lo que ha mantenido a este conjunto con gran nivel defensivo.

FASE OFENSIVA

Pero lo que hace el Lille no solo es replegarse en la defensa, sino también salir una vez que se recupera la pelota.

A pesar de tener muchos jugadores acumulados en defensa, una de las mejores cosas que hace este Lille es el despliegue en fase ofensiva. En la secuencia pasada, se nota como los 11 jugadores están en un espacio reducido en campo propio, con hasta 5 jugadores rodeando a dos contrarios. Al tener el balón, los delanteros y extremos salen al contraataque buscando los espacios generados en la defensa rival, con explosividad y velocidad.

Una vez con el balón, los extremos se desprenden y quedan en una misma línea con los delanteros, cambiando el dibujo a 4-2-4, con unos laterales que también suben para acompañar al ataque por las bandas, mientras que los extremos se cierran para generar más volumen y confusión a la defensa rival en el área.

Sacan provecho de los espacios en la defensa rival a través de la explosividad que tienen una vez que pasan a la fase ofensiva y ven los espacios. Utilizan muy bien la rotación de los delanteros y los extremos para atraer las marcas y generar libertad en algún jugador.

En esta imagen se ve una nueva muestra de cómo pueden rotar los delanteros con los extremos en campo rival. El veterano delantero Burak Yilmaz empieza el contraataque en una banda a pesar de ser delantero centro. Esto dio libertad al segundo delantero (David) y a los extremos para atacar el área y generar peligro.

El Lille promedia 1.7 goles por partido, anotado un total de 62 goles en lo que va de temporada. Es el quinto equipo con más goles en la liga francesa, con una tasa de conversión del 17% (la sexta más alta). Además de eso, también promedia un 74.6% de efectividad de pases en campo rival, el tercero más alto de la Ligue 1.

Pero si hay algo que ejecutan con mayor efectividad en toda la liga, son los contraataques. El Lille posee la mayor cantidad de contraataques (20), y también la mayor cantidad de goles hechos fuera del área pequeña.

Por otro lado, el Lille tiene un xG (expectativa de gol) en 45.61. Habiendo anotado 62 en lo que va de temporada, teniendo un positivo de 16.39 en este dato, lo que significa que aprovechan las oportunidades no tan claras para convertir o hacer daño en la defensa contraria.

Jugadores claves

Burak Yilmaz es el jugador que más goles ha anotado en lo que va de temporada. El veterano delantero turco  tiene un total de 15 goles en lo que va de Ligue 1, pero su aporte es más que convertir las anotaciones. El turco ha repartido 5 asistencias y promedia 29.7 toques por partido y 2.4 remates.

Yilmaz es un jugador que se ubica en todos los lugares del campo rival aprovechando el juego tan rotativo en ofensiva de este Lille, y adaptándose a las exigencias.

Mapa de calor Yilmaz (SofaScore).

En el mapa de calor se ve la influencia de Yilmaz en todos los sectores del campo contrario. Su presencia e influencia no solo es en el área, sino que es más persistente fuera de la misma ayudando a la creación de las jugadas y abriendo los espacios para sus compañeros a través de la atracción de las marcas.

Otro de los jugadores claves es el joven defensor de los Países Bajos, Sven Botman.

Mpa de calor Botman (SofaScore).

Botman es un jugador sólido en la defensiva, siendo pieza clave en este equipo con un total de 35 partidos de liga empezados como titular. El neerlandés promedia 80.1 toques por partido, en un equipo que es muy sólido en defensa, lo que demuestra su influencia en el once titular en cada partido.

El mapa de calor muestra los sectores de la cancha en los que Botman participa. Todo el sector izquierdo de la cancha es lo que más cubre este jugador, quien promedia 1.5 intercepciones por partido y 0.9 entradas.

Además de eso, Sven Botman tiene un 68% de duelos totales ganados y 3.3 despejes por cada noventa minutos disputados. Efectividad y solidez, lo que muestra el equipo en general.

El Lille está a punto de convertirse en el campeón de la liga francesa una década después gracias a un juego defensivo con bloques bajos y sólidos que no le permiten al rival generar tantas ocasiones de gol. Además de eso, el conjunto de Galtier aprovecha las oportunidades en campo contrario que no son tan claras y provocando los errores para capitalizarlos.

Es un equipo que, además de sólido, apela a la explosividad para provocar daño en los rivales, razón por la cual solo tienen 3 partidos perdidos en lo que va de temporada de la Ligue 1.

El Lille buscará terminar el año con este título, y su orden táctico puede llevarlo a ello sin ser tan vistoso en ataque, pero sí siendo efectivos con las pocas oportunidades generadas.